Qué es el Inbound Marketing y para qué sirve

Si no estáis dentro del mundillo del marketing online, es posible que no sepáis exactamente qué es el inbound marketing y para qué sirve, incluso, puede que no creáis que estas técnicas de las que todo el mundo habla puedan ayudaros a crecer como empresa.

En Bisiesto queremos que os queden los conceptos claros y, sobre todo, que sepáis que el inbound marketing es vuestro aliado para convertir a los desconocidos en clientes, a los clientes en vuestros fans y a los fans en los embajadores de vuestra marca.

Por eso, queremos explicaros hoy qué hay detrás del término inbound marketing: qué es, para qué sirve y en qué puede ayudaros como negocio. ¡Seguid leyendo y descubridlo todo! 😉

Qué es y para qué sirve el Inbound Marketing

Aunque no lo creáis, el concepto de inbound marketing no es nuevo. Fue el cofundador de Hubspot, Brian Halligan, quien lo acuñó como tal hace ya la friolera de 10 años. En 2009 se popularizó el término debido a la publicación del libro de Dharmesh Shah, David Meerman Scott y el mismo Halligan, titulado “inbound marketing: get found using Google, Social Media and Blogs”.

Desde entonces, el concepto no ha hecho más que crecer. Primero, gracias al uso de Internet y, segundo, a que las empresas empezaron a corroborar que era una técnica muy beneficiosa para atraer clientes sin que estos sientan una invasión constante durante la venta.

Pero, ¿qué es el inbound Marketing?

Académicamente, podríamos decir que “es una técnica de mercadotecnia que se crea para atraer a potenciales clientes a través de la creación de contenidos de valor, que solventan sus necesidades y sus dudas como consumidores”.

Si hacemos una definición de andar por casa, podemos deciros que el inbound marketing es una estrategia cuya razón de ser es conseguir la atracción del cliente.

Y…¿Para qué sirve el inbound Marketing?

Es tan útil para las empresas porque la técnica de atracción se basa en crear distintos contenidos útiles, que acompañan a los clientes potenciales en las diferentes etapas del proceso de compra. Al compartir con ellos contenidos de valor en cada fase de compra, los clientes son quienes toman la iniciativa a la hora de consumir. De esta forma, el consumidor nunca siente la presión de estar ante una venta constante.

Recordad que a vuestros clientes les encanta comprar, pero no les gusta que les vendan. Como veis, el inbound marketing es más que útil para evitar parecer desesperado por vender y espantar a vuestra clientela.

Inbound marketing VS marketing tradicional

Igual que ha cambiado la fisonomía de los clientes y la forma de comprar, el proceso de venta ha evolucionado. Nosotros ya no nos comunicamos como lo hacíamos hace diez años. La revolución continua que ha traído la llegada de Internet, ha construido un lugar de conversación único, las empresas no han tenido más remedio que adaptarse a tanto cambio y el área del marketing no ha sido menos.

Si hacemos un cara a cara entre el marketing tradicional y el inbound marketing, la diferencia más destacable es que este último no necesita hacer un esfuerzo sobrehumano por llamar la atención de los clientes. Al crear contenido útil y de calidad para acompañar al cliente en cada fase del proceso de compra, ofrecerles consejos y resolver sus problemas, se consigue un poder de atracción espectacular.

Además, con el inbound marketing se conquista a los clientes más cualificados, fidelizados y dispuestos para la compra. Para ofrecer al cliente el contenido que quiere, debes tener claro los puentos fuertes de tu empresa, te va interesar este post Cómo elaborar una propuesta de valor interesante.

Fases del inbound Marketing

Hilado a lo que os acabamos de contar sobre “el acompañamiento de los contenidos de valor” en el proceso de venta, podemos identificar 4 fases dentro del inbound Marketing:

  1. Atracción: se trata de atraer tráfico cualificado, por ejemplo, a nuestra web o landing page. En esta etapa, atraeremos a los clientes potenciales de manera natural. Los protagonistas de esta fase son los blogs, las redes sociales y, fundamentalmente, un buen posicionamiento web.
  2. Captación: en este caso, lo que haremos será captar contactos o, como se denomina en marketing online, captar leads de calidad. Para ello, nos ayudaremos de la redacción de buenas llamadas a la acción, creación de páginas de venta y diseño de formularios de recogida de datos bien pensados.
  3. Conversión: en esta tercera etapa, nos centraremos en convertir a nuestros visitantes en clientes reales. Es el momento del cierre de la venta y la fase clave del proceso de inbound Marketing. Para que no sea un fracaso, tendremos que apoyarnos en ofertas diseñadas en función del comportamiento del cliente y beneficiarnos de las ventajas de las herramientas de automatización para crear ese flujo de contenidos adaptados el ciclo de compra.
  4. Fidelización: es la fase post-venta y, no por ello, la menos importante. Hay que prestarle especial atención porque de ella depende que nuestro cliente pase de ser eso a ser el embajador de nuestra marca. Es decir, aquél que compre, de manera recurrente, todos los productos que sacamos al mercado. En esta fase, el email marketing y las ofertas y servicios exclusivos para clientes fieles son fundamentales.

Como veis, aquí se cumple la norma no escrita que tantas veces hemos escuchado en los procesos de compra: el cliente es lo primero. Pensad siempre que este proceso no será exitoso si no conocéis bien a vuestra audiencia. Si os saltáis este paso, será imposible crear contenidos de valor que solventen sus necesidades y problemas.

Tampoco podremos hacer ese “acompañamiento” durante las fases del proceso de venta eficazmente. Y, para terminar, la estrategia de atracción será un fracaso. Para hacer una estrategia de inbound marketing que te lleve al éxito, debes conocer a tu audiencia y el contenido que está demandando, para estudiar este ámbito, puedes apoyarte en este artículo la importancia de la analítica web.

Beneficios del inbound Marketing

Recapitulando, se pueden mencionar varios beneficios y ventajas del uso del inbound marketing en vuestras estrategias de venta y son los siguientes: Convertiréis a los desconocidos en clientes, a los clientes en fans y a los fans en embajadores de vuestra marca. Como se consigue atraer clientes potenciales cualificados, las posibilidades de que se produzca una venta son mayores. Los clientes no huyen de ti porque no les estás vendiendo directamente. Vas poco a poco cubriendo sus necesidades y preparándolos para la compra.

Además no dependéis de otros canales publicitarios para llegar a los clientes. Es un paso a paso que hacéis vosotros desde el inicio hasta el final. Por la razón anterior, ahorrarás dinero. Ya no necesitarás invertir tanto en publicidad en medios tradicionales y, si lo hacéis en publicidad online, será más rentable.

Y el beneficio fundamental es que seréis capaces de conseguir tráfico de calidad hacia vuestra web o página de ventas y tendréis una visión tan profunda sobre cómo es vuestro cliente ideal, desde el inicio del proceso de compra hasta el final, que será casi imposible fracasar. Si habéis leído el post hasta el final, que esperamos que sí :P, ya os habréis percatado de que el inbound marketing lleva mucho trabajo, es una técnica un tanto compleja, pero muy beneficiosa tanto si se es una gran empresa, como si eres una PYME o un freelance.

¡Cuéntanos! ¿Has empezado ya a disfrutar de las ventajas del inbound marketing en tu negocio? ¡Te leemos en comentarios! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

✏️ Contacta con un Experto
Enviar