Sesgo de confirmación

Si te preguntamos qué es el sesgo de confirmación, ¿sabrías cuál es la respuesta? Pues si no estás muy enterad@ sobre este tema has llegado al artículo correcto ¿Te interesa? Sigue leyendo 👇

1. ¿Qué es el sesgo de confirmación?

El sesgo de confirmación es un tipo de sesgo cognitivo, que fue descubierto en 1960 por el psicólogo cognitivo Peter Cathcart Wason al realizar una serie de experimentos con el que demostró que las personas buscaban información que respaldara sus creencias.

El sesgo de confirmación es aquello que la mente de las personas intenta buscar para apoyar un punto de vista que ya tienen. Buscan encontrar esa información que respalde sus teorías, creencias, expectativas, etc. En pocas palabras y resumido podríamos decir que es una tendencia para favorecer lo que piensa una persona.

Por normal general, las personas aceptan de manera constructiva todo lo que tenga que estar relacionado con sus creencias, pero por el contrario, son escépticas a toda aquella información que no apoya sus creencias.

A la hora de consumir noticias, no prestamos atención a aquellas que no concuerdan con nuestras convicciones. Por este motivo, los algoritmos de las redes sociales nos muestran solamente aquellos datos que se ajustan más a nuestra percepción.

2. Ejemplos de sesgo de confirmación

Os dejamos por aquí unos ejemplos para que se entienda mejor y te quede todo clarito:

  • En un estudio se les dijo a unos maestros que algunos alumnos eran muy prometedores, cosa que era mentira, ya que se escogió a alumnos al azar e incluso algunos eran de los que sacaban malas notas y no prestaban atención en clase. Con base a esta falsa creencia, los maestros elogiaron y prestaron más atención a los estudiantes elegidos, quienes mejoraron más debido a las expectativas de los maestros, pues les hacían más caso y los ayudaban en todo lo que podían. En otras palabras, el sesgo de confirmación puede crear profecías inexorables, es decir, es una profecía que se cumple a sí misma.
  • Cuando un paciente acude a un médico y le explica sus síntomas, el médico hace ya un diagnóstico y se centra en los síntomas que confirmarían este diagnóstico y deja de lado otras evidencias más indicativas que podrían llevarle al diagnóstico acertado.
  • A la hora de consumir noticias, por ejemplo, hacemos caso a aquellas que respaldan nuestras teorías, aunque sea una noticia falsa:

Venga va, ya hemos visto que significa sesgo de confirmación y con ejemplos incluidos, ¡casi nada! Ahora vamos a por el plato fuerte, ¿cómo utilizarlo de forma correcta en marketing?, pues si te interesa sigue leyendo 🙂

3. ¿Cómo utilizar el sesgo de confirmación en marketing?

– Saca provecho de estereotipos y clichés

Esto es aprovecharse de la buena reputación, por ejemplo, los coches alemanes son los de mejor calidad, los vinos franceses son los mejores del mundo, etc.

– Recurre a los problemas del cliente

Esto lo utilizamos cuando una empresa aún no es muy conocida o la imagen del sector no está atravesando su mejor momento. Aquí el sesgo de confirmación puede resultar útil cuando la gente quiere creer que existe una solución al problema, es decir, quieren confiar en que pronto todo se resolverá.

– Ofrece experiencias positivas

Cuando un cliente está en duda de si comprar el producto o servicio o no, se fija, conscientemente o inconscientemente, en reseñas que muestren si el producto o servicio es fiable o no. Es aquí cuando debemos adelantarnos y mostrar testimonios e historias positivas que hagan ver al cliente que merece la pena adquirir el producto o servicio.

– Cuida a tus clientes actuales

Podemos ofrecer un vale descuento para futuras compras, un regalo, la participación en un sorteo, etc. Debemos invertir tiempo en cuidar la relación con nuestros clientes.

– Cuestiona tus propias hipótesis

Los departamentos de marketing no son inmunes a estas formas de utilizar el sesgo de confirmación. Deben comprobar la tesis opuesta a las suposiciones de la empresa y probar otras alternativas. Una manera de hacerlo es, por ejemplo, con pruebas de dos variantes del tipo A/B.

¿Cómo te has quedado después de explicarte esto? Nosotros tal que así:

¡Pregúntanos lo que quieras!

Si te has quedado con ganas de saber algo ¡dinos! No te cortes.

Espero que el contenido de este artículo te haya sido útil. Si tienes cualquier duda, déjamela en comentarios y te responderé encantada 🙂

Beatriz Nogueiras
Últimas entradas de Beatriz Nogueiras (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Genial! Estás dentro. Ya te has suscrito nuestra newsletter. :)

Parece que hubo un error. ¡Inténtalo de nuevo!